Los mayores del lugar recordarán Quake, uno de los videojuego más populares de los 90s. Una característica de este juego de disparos era que permitía abrir un terminal donde, con comandos, ejecutar instrucciones para cambiar opciones o meter trucos.

Hace muchos años añadieron la posibilidad de abrir un terminal de linux con ese aspecto y comportamiento, deslizándose desde la parte superior y ocupando solo una parte de la pantalla sobre las ventanas activas y poder usarlo. Hasta hace unas semanas no lo había probado y resulta que me parece muy útil.

Para activar este modo necesitamos un terminal que tenga implementado este modo, de los varios que podemos encontrar, el que me ha parecido mejor es Tilix.

Una vez instalado, lo ejecutamos y si vamos a preferencias encontramos una sección llamada quake, ahí podemos configurar algunos elementos del comportamiento que tendrá la ventana. En mi caso active que se ocultase al perder el foco, y que se mostrase siempre en el mismo monitor.

Una vez configurado el comportamiento, debemos asignar una tecla o combinación para abrirlo, para ello vamos a los shortcuts del gestor de ventanas (no de tilix). En mi caso utilizo la tecla menú, que está situada a la izquierda del ctrl derecho, y el comando que asignamos es:

tilix --quake